Value Investing, comprar bien, ….y vender aún mejor, aplicando métodos cuantitativos

La industria Value Investing es un estilo de gestión en auge en España en los últimos años. Se basa principalmente y a modo de reseña, en encontrar buenos negocios, después de un montón de horas de esfuerzo, lectura e investigación a precios razonablemente buenos.

Pero existe un problema, entre otros, no resuelto dentro la industria, (a parte de la ausencia del control del riesgo), la mayoría de los gestores profesionales Value, dirán que probablemente después de haber invertido mucho esfuerzo en encontrar una buena  compañía y ésta empiece a revalorizarse la venderán, muy a su pesar, antes de tiempo.

¿Porque suelen comentar este problema en sus conferencias?

Porque la experiencia les dice que tras comprar un “verdadero” buen negocio, ven que después de venderlo sube, y sube y sigue subiendo. Esto se produce porque al intentar mantener los niveles PER del fondo dentro de los umbrales mínimos posibles por una razón más bien axiomática, comenzarán a vender una parte de las acciones que más se revaloricen, y comprar otras con supuesto mayor potencial de revalorización.

Esto genera muchos costes de rotación de cartera, y diluye gran parte de nuestro acierto, ya que como dice el refrán castizo y aplicando la lógica, más vale pájaro en mano que cientos volando…“y es que estamos vendiendo algo en lo que hemos acertado, para comprar algo en lo que supuestamente debemos acertar….”

¿No será mejor dejar correr la acción hasta que su cotización muestre síntomas de agotamiento?

Y ahora pasamos al escabroso terreno cuántico. Desde un punto de vista cuantitativo podemos definir que una acción deja de tener un crecimiento potencial si tras exceder un nivel medio de PER objetivo fijado por el analista muestra un comportamiento de reversión a la media, o lo que es inverso ha agotado su momentum o fase tendencia de largo plazo. Es decir no sólo exigimos un nivel de revalorización objetivo, sino que exigimos adicionalmente un agotamiento o síntomas de cansancio de la revalorización.

Para ello he desarrollado un indicador cuantitativo dinámico propietario que tras someterlo a pruebas de Montecarlo con miles de simulaciones de series con reversión a la media, detecta con un 95% de fiabilidad estadística, la hipótesis de contraste de que el activo se encuentra en una fase actual de reversión a la media.

Con tal objeto llegada esta fase de reversión en la serie temporal de precios de la compañía, la decisión de vender la compañía en su totalidad, es probablemente mucho más eficiente en costes de rotación de cartera y captación de revalorización efectiva, que ir vendiéndola parcialmente o progresivamente en el tiempo a medida que se revaloriza, por un principio axiomático.

Acerca de la metodología empleada se puede remitir a:

jesusmartinpalacios@gmail.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EL ANALISIS CUANTITATIVO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s